Larga vida

Los japoneses son los ciudadanos de la Tierra más longevos. La esperanza de vida de los hombres ronda los 80 años y la de las mujeres los 85. En la prefectura de Okinawa la esperanza de vida de las mujeres llega hasta los 90 años. Además, Japón tiene el récord de ser el país del mundo con más habitantes centenarios.

Tienen estrés por el trabajo, hay muchos fumadores, son bastante bebedores, pero la clave parece estar en la dieta. Comen muy pocas grasas, mucho pescado, algas y beben mucho té verde que tiene antioxidantes. Además, no suelen atiborrarse comiendo, comen lo justo para llenar la barriga sin quedarse hinchados. Por ejemplo, el postre no suele existir en los restaurantes de menú del día cercanos a la empresa. Esta buena alimentación, además de alargar la vida, hace que haya muy pocos japoneses obesos y casi todos tengan un buen tipo, aunque no sean muy altos.

El problema es que, si además de este dato tenemos en cuenta que, la tasa de nacimiento es de las menores en el mundo, con tan solo 1'3 hijos por pareja, la población de Japón está en peligro. De hecho, el año 2006 fue el primero de la historia moderna en el que se registró una bajada de población. Esta tendencia está previsto que continúe: en pocos años, uno de cada cinco japoneses tendrá más de 60 años y se convertirá en un gran problema para la economía. Además, Japón es un país bastante cerrado a la entrada de inmigrantes que pudieran solucionar este problema.

Muchas empresas están retrasando la edad de jubilación, pero al mismo tiempo los jóvenes, al ver el poco futuro que tienen los planes de pensiones, se niegan a pagar. En definitiva, el tener buena salud es algo positivo para la gente del país, pero es también una navaja de doble filo para la economía y tendrán que hacer cambios que tendrán que vigilar para poder seguir siendo la segunda potencia económica.

Comentarios