Historia de Corea

El mito de Dangun
La historia de Corea empieza con la mitología fundacional de Dangun. Siguen el período de los tres reinos, la era de la Silla Unificada, el reinado de Goryeo y la dinastía de Joseon que termina por la opresión colonizadora de Japón. A los pocos años de la emancipación nacional estalla la Guerra de Corea que trae como consecuencia la división del territorio nacional en dos gobiernos, siendo uno de ellos la República de Corea. Los límites territoriales de hoy día comprenden la península coreana y las islas circundantes, pero históricamente el pueblo coreano residió en las amplias planicies de lo que hoy constituye el noroeste de China.





Dangun y Gojoseon
La historia del pueblo coreano y la organización inicial de la nación coreana empieza con Dangun.

El mito de Dangun
Hwan Woong, el hijo del dios celestial Hwan In descendió al mundo terrenal con la esperanza de dar un buen gobierno a los hombres. Llegó acompañado de deidades responsables del viento, la nube y la lluvia, fundando la “ciudad divina” a los pies del monte Taebaek (el actual monte Myohyang). Una osa y un tigre se acercaron a Hwan Woong y le pidieron que les convirtiera en seres humanos, por lo que se les sugerió para probar su voluntad que pasaran 100 días en la oscuridad sin recibir los rayos del sol, alimentándose solamente de ajo y hojas de artemisa. El tigre no soportó la disciplina, mientras que la osa logró completar la tarea y se convirtió en una hermosa mujer llamada Woong Nyeo. Woong Nyeo desea procrear por lo que Hwanwoong se transforma en varón y contrae matrimonio con ella. De esta unión nace Dangun. Este hombre funda la ciudad de Pyongyang y establece la nación que denominó Joseon (Gojoseon o Antiguo Joseon). Según los registros de Samgukyusa, Dangun gobernó Joseon por 1500 años, vivió en la tierra 1908 años y se convirtió en la deidad de los bosques.

Interpretaciones del mito de Dangun
Los sucesos que conducen al nacimiento de Dangun deben entenderse como la travesía de la etnia Han hasta la península coreana, y los procesos por los que logran dominar a las tribus existentes. El que el ser celestial vinieran acompañado de dioses puede interpretarse como la posesión de técnicas avanzadas para el cultivo de la tierra y el control de los fenómenos naturales por parte del pueblo Han. La figura de Woong Nyeo representa a la población nativa, y la unión en matrimonio de esta mujer con el personaje divino Hwan Woong implica la cooperación de las dos fuerzas, y el posterior establecimiento de un pueblo unificado. Dangun que nace de esta unión es la personificación de esta fusión étnica y representa la figura del nuevo líder. He aquí el origen de la etnia HAN que ha habitado estas tierras durante miles de años.

Período de Gojoseon (2333 AC – Siglo II AC)
El año en que Dangun fundó el Antiguo Joseon coincide con el quincuagésimo año de gobierno del emperador Yáo (de los mitológicos tres augustos y cinco emperadores) de China, que equivale al año 2333 AC. Esta época se sitúa en el período prehistórico, por lo que los cálculos temporales se deben hacer en relación a los períodos, también mitológicos, de los registros chinos. La denominación completa de Dangunwanggeom da a entender que este líder político hacía también de máximo sacerdote. El período de Gojoseon se subdivide en dinastías como la de Gija-Joseon, Wiman-Joseon, etc. que indica cambios en el gobierno. La era de Gojoseon entra en decadencia por conflictos con la dinastía HAN de China hacia el siglo II AC.


La era de los tres reinos (siglo I AC – 668)
La unificación de las diversas tribus dispersas en la península coreana y Manchuria dio lugar a tres grandes reinos. Goguryeo abarcaba las tierras del norte de la península y las regiones de Manchuria, Baekje se estableció en la zona occidental de la península coreana, y Silla ocupó las tierras al sureste. Estos tres reinos competían entre sí, pero al mismo tiempo eran conscientes de que provenían de una raíz étnica e histórica.

Goguryeo (37 AC – 668)
Fundado por Jumong en el sur de Manchuria con las tribus de Buyeo. Reinó parte de Manchuria y el norte de la península coreana. Por su posición estratégica situada en el camino que iba desde la tribu HAN de China a la península coreana, fue inevitable que entrara en conflicto con las dinastías que gobernaron China. Los restos de las tribus chinas que se habían apoderado de pequeños grupos étnicos de la península en el momento del desmoronamiento de Gojoseon erradicaron en tierras coreanas. En el año 598 triunfó sobre el gran ejército de la dinastía Sui, estableciéndose como potencia en el noreste de Asia. Fue el reino con el territorio más vasto y con la mayor fuerza militar entre los tres reinos coreanos, gozando de gran poder por largos años. Sin embargo, entra en decadencia tras reiteradas batallas contra Sui, cayendo finalmente ante las fuerzas militares unidas de Silla y Tang. Pasó a formar parte de Silla, pero muchas tribus que pertenecían a Goguryeo se trasladaron al norte asimilando las tribus autóctonas hasta fundar el reino de Balhae.

Baekje (18 AC – 660)
La historia de su fundación cuenta que Onjo y Biryu, hijos de Dangun, se trasladaron al sur y establecieron el reino. Se puede decir, pues, que la clase dirigente de Goguryeo fue la fuerza fundadora de este reino. Tenía conflictos con Goguryeo que se oponía a su expansión hacia el norte, mientras que mantenía relaciones con los diversos reinos de China a través de los mares del oeste. Posteriormente, y con el crecimiento de Silla, se vio en la necesidad de rivalizar también con este reino para mantener su territorialidad en la península coreana. Hizo florecer una cultura brillante, pero no pudo evitar el desgaste de su potencia por la estructura competitiva con sus vecinos, y pereció en el año 660 ante las fuerzas unidas de Silla y Tang. Mucha gente de este reino se trasladó a las islas de Japón, contribuyendo al desarrollo de la antigua cultura japonesa.

Silla (57 AC – 935, incluyendo el período de la Silla Unificada)
A diferencia de Goguryeo y Baekje que comparten las mismas raíces étnicas del pueblo Buyeo, el mito acerca del padre fundador de Silla, Bakhyeokgeose, cuenta que éste nació de un huevo. De esto se puede deducir que hubo un influjo de nuevas etnias de mayor nivel cultural que se unió a las tribus locales en el proceso de fundación de este reino. Contando hasta el período de la Silla Unificada, reina la península coreana por un período de 992 años, durante 56 generaciones, por lo que se conoce también por el nombre de “reino milenario”. Por su localización en el extremo sureste de la península, los avances de la civilización le llegaron con dificultad, por lo que su desarrollo fue el más tardío de los tres reinos de Corea. A pesar de ello, una acumulación diligente de la fuerza militar y un desarrollo cultural cuidadoso le permitieron surgir como potencia. Mediante estrategias diplomáticas con Tang de China, eventualmente logra unificar los tres reinos de la península coreana.


Silla Unificada (668 – 935)
Es el reino de Silla tras la unificación de los tres reinos. Logró un desarrollo cultural extraordinario con fuertes rasgos de la religión budista. Después de apoderarse de los dos vecinos, logra expulsar las fuerzas de Tang de la península coreana, estableciéndose como el único reino del territorio. Establece de esta manera las bases para el desarrollo de una nación unificada para la etnia coreana. Hacia finales de su reinado, la clase dirigente se sumerge en la vida lujuriosa que descuida las bases de la nación, con lo que el gobierno entra en una etapa de desorden, que finalmente conduce al desmoronamiento de Silla. Las tribus regionales levantan una segunda era de tres reinos (posteriores) que es reunificada por Goryeo.


Goryeo (918 – 1392)
El primer monarca Taejo Wang Geon fundó la capital Songak (la actual ciudad de Gaesong en Corea del Norte). En el año 935 asimiló el gobierno de Silla, y derrotó Baekje Posterior en el año 936, logrando la reunificación de la península coreana. Adoptó el budismo como religión del reino, y extendió estratégicamente el territorio nacional hacia el norte. Entrando en el siglo XIV, las invasiones de Yuan debilitan los cimientos de Goryeo. Durante el período de confusión entre Yuan y Ming en la China continental, la corte de Goryeo recupera temporalmente sus fuerzas, pero cede finalmente a las fuerzas militares que se habían desarrollado en torno al liderazgo de Yi Seong Gye. El gobierno de Goryeo duró 474 años, por 34 generaciones.


Joseon (1392 – 1910)
Las emergentes fuerzas militares en torno a Yi Seong Gye implementaron nuevas ideologías e innovaciones drásticas en la península coreana. Se establece así una nueva dinastía con el apoyo de una nueva nobleza que basaba sus ideologías políticas en la filosofía del confucianismo Sung. No fue una toma del gobierno por la fuerza, sino una transición de poder de una dinastía a otra. El nuevo gobierno sigue manteniendo el poder absoluto del monarca, pero observando las leyes filosóficas del confucianismo. Esto implicó el establecimiento de una monarquía peculiar en que el rey debía obrar dentro de los marcos estrictos de las normas confucianistas. Durante el gobierno de sus reyes se dieron grandes saltos cualitativos en las ciencias y las artes, pero paulatinamente la rigidez de las normas filosóficas del confucianismo llevaron a una inercia política y social que condujo al estancamiento del reino. La imposición estricta de una política hermética hizo que el reino fallara en encarar eficazmente las relaciones internacionales y los cambios políticos de los tiempos. Lo dicho ocasionó que el reino se expusiera al acecho de las potencias mundiales, y que eventualmente cayera víctima del imperialismo japonés que en 1910 subyugó el reino de Joseon bajo su opresión.


Período colonial del gobierno japonés (1910 -1945)
Tokio instaló a un gobernador general en Corea y puso en práctica una serie de políticas socioculturales que tenían como objetivo primordial la asimilación absoluta del pueblo coreano por la sociedad japonesa. Este proyecto consistía en aniquilar todo rastro cultural e histórico de la etnia coreana, incluyendo el idioma, las costumbres tradicionales y hasta los nombres. Así se prohibieron los usos del lenguaje y la escritura coreanos, se vedaron las prácticas culturales y se impuso a la fuerza la adopción de nombres japoneses. Mientras tanto, los Ejércitos de Liberación de Corea continuaron sus árduas luchas en China y en Rusia. Se estableció también el Gobierno de Corea en el Exilio, dirigiendo los movimientos independentistas del pueblo coreano. El levantamiento del Primero de Marzo de 1919 fue un grito de libertad contra la fuerza armada del imperialismo japonés, y goza de renombre por haber sido un movimiento político de no violencia. El pueblo coreano restaura la soberanía de su gobierno con la rendición de Japón y el cese de la Segunda Guerra Mundial en 1945.


De la Modernidad a la época contemporánea

De la Modernidad a la época contemporánea
Tras la emancipación de 1945, la administración militar de las tropas estadounidenses en el sur de la península, y de las tropas rusas en el norte del territorio nacional estalló en diferencias ideológicas en cuanto al establecimiento del sistema político del país. Mediante la votación de 1948, se estableció oficialmente el gobierno de la República de Corea en el sur, recibiendo el reconocimiento de la sociedad internacional como el único gobierno legal y legítimo de la península coreana. En el norte se estableció un gobierno comunista que se denominó República Democrática Popular de Corea, con el apoyo de la Unión Soviética. En 1950 estalló la Guerra de Corea, iniciada por la invasión de Corea del Norte, hasta 1953. Tras la intervención de las tropas de Naciones Unidas por una parte, y las fuerzas armadas de China por la otra, se estableció un armisticio que en cierto modo consolidó la división de Corea en dos estados. La República de Corea superó la época caótica de los años 60, y logró el sorprendente desarrollo económico en los años 70 que se conoce ampliamente como el “milagro del río Han”. En base al crecimiento económico, hacia finales de los años 80 logró la transición del poder presidencial por voto directo, alcanzando la democracia política. En cuanto a las relaciones entre las dos Coreas, se ha dejado atrás la Guerra Fría y se ha entrado en una etapa de mutuo reconocimiento y cooperación que apunta hacia la reconciliación, con miras hacia la reunificación pacífica del pueblo coreano.

Comentarios