Tarde de Origami y "Les Justes del Rei Jaume"

Ayer 3 de mayo fui a Figueres, ciudad de donde soy realmente, aunque ahora vivo en una urbanización que está a cinco minutos en coche de Figueres.
Bueno, el caso es que fui allí porque quedé con mi profesora de japonés para verla a ella y a otros niños hacer origami en el Museo del Juguete (que ya de paso, os recomiendo que visitéis).

Fue entretenido, me invitaron a que me uniera a ellos pero me daba vergüenza estar rodeada de niños y niñas de 10 años... Era un taller de origami para ellos, no podía meterme por en medio sabiendo hacer al menos grullas de papel... Pero les hice fotos y a sus creaciones y ellos contentos. ^^
 
La foto de la derecha es una grulla que hice yo mientras los observaba.

Al rato vino un amigo, que le comenté que se pasara a verlo. Él aprovechó e hizo unas ranas de papel. ¡Increíble! Yo solo sé hacer grullas... xD
Pero me olvidé de hacerles fotos...
Al terminar el taller nos fuimos con otro amigo que vino después, y vimos las paraditas que había por la Rambla y alrededores ya que eran "Les fustes del Rei Jaume", un especie de festival que llevan unos años haciendo, en plan mediaval. No está mal, aunque lo que es el espectáculo no lo llegué a ver... El próximo año.
No sé si se aprecia bien la foto, pero si os fijáis está decorado casi todo a lo mediaval.

La verdad es que todo lo relacionado con la Edad Mediaval y el clásico me encanta. >3<

Después de dar vueltas, fuimos a recoger unos ordenadores que estaban de reparación de uno de mis amigos. Después nos despedimos y fui a cenar con mis padres y mis tíos. Esa fue mi tarde, no estuvo mal, me lo pasé bastante bien.
Aproveché y vendí unos mangas que no me iba a leer al que vino a ver el origami conmigo. Jejeje


Origami
El origami (折り紙) es el arte de origen japonés consistente en el plegado de papel sin usar tijeras ni pegamento para obtener figuras de formas variadas, muchas de las cuales podrían considerarse como esculturas de papel. Según el Diccionario de la Real Academia Española, este arte se denomina papiroflexia o cocotología, si bien en el avance de la vigésima tercera edición de la obra recomienda el primer término.1 Sin embargo estos términos no están muy extendidos fuera de España, otros países del habla hispana siguen usando el término nipón para referirse al plegado de papel con fines religiosos o relacionados con la cultura zen, y el término "papiroflexia" para la misma acción con una finalidad de ocio o entretenimiento.

La particularidad de esta técnica es la transformación del papel en formas de distintos tamaños partiendo de una base inicial cuadrada o rectangular que pueden ir desde sencillos modelos hasta plegados de gran complejidad. En el origami se modela el medio que nos rodea y en el cual vivimos: Fauna y flora de todos los continentes, la vida urbana, herramientas de nuestra cotidianidad, animales mitológicos y un sinfín de otras figuras.

El origami se inició con el papel y se ha ido desarrollando con mucha rapidez desde finales de los 60 hasta nuestros días. Según Lafosse estamos en el momento histórico más importante de la historia de la papiroflexia. Se han descubierto y popularizado nuevas técnicas de diseño las que se han difundido gracias al Internet y las asociaciones de origami alrededor del mundo. La incorporación de las matemáticas es un tema nuevo, que antiguamente no se consideraba, que ha adquirido fuerza en los últimos 30 años. La computación a partir de los 90 ha permitido realizar optimizaciones del uso del papel y bases nuevas para figuras complejas como los insectos.


Las Justas del Rey Jaime
Los siglos XIII y XIV son los de la gran expansión catalana, que conlleva el crecimiento y asentamiento económico, demográfico, territorial y militar de la Corona de Aragón en el Mediterráneo. El poder real se consolida definitivamente, mientras se vive una época de desarrollo social y económico.
En este contexto histórico es cuando el pequeño núcleo de Figueras logra la Carta Puebla (1267), concedida por el rey Jaume I, que la convierte en Villa Real, un hecho trascendental en su historia.

Las libertades y privilegios que otorgó el documento atrajeron gente de fuera y estimular su vida económica. Así pues, a los postres del siglo XIII, Figueras pasa de ser una pequeña villa de unos 200 habitantes, rodeada de condados importantes (Besalú, Ampurias, Rocabertí), situada en un lugar de paso en el Principado y con una próspera vida comercial, a una Villa Real.

Hay que remarcar que se trata de una fecha histórica para la ciudad. A partir de ese momento Figueres se convierte en una Villa Real y está bajo la protección directa del Rey, a diferencia de Castellón y Besalú que son Villas Comtals (protegidas por los Condes).

Comentarios