Bushido, el camino del guerrero


Los samuráis han sido la clase social con más poder en Japón durante siglos. A partir del siglo XII, la clase guerrera, conocida en japonés como bushi o samurái, empezó a tener poder dentro de la estructura social e incluso poder político. Los samuráis seguían una forma de vida, una ética, unas reglas, un código, que durante los años se ha extendido a todas las ramas de la sociedad y aún hoy en día afecta a la forma de pensar de los japoneses. Este código es conocido como bushido, donde el último carácter (do) se podría traducir como "camino". Así pues, tenemos bushi (guerrero) y do (camino). Este camino se basaba en una serie de valores, como por ejemplo la lealtad,la justicia, el sacrificio o el honor.


El Zen
El budismo entró desde la antigua China durante el siglo VI y desde entonces ha afectado mucho la cultura japonesa. En concreto, una secta llamada zen fue la que se asentó con mayor fuerza en Japón. El objetivo principal del zen es llegar a la iluminación a través de la liberación de la mente, buscando la unión entre el cuerpo y el espíritu, buscando la calma del espíritu hasta conseguir dejar la mente en blanco. A partir del budismo zen se han desarrollado una serie de disciplinas que ayudan a cultivar estos principios, por ejemplo, la ceremonia del te (sado) o la caligrafía (shodo). Fijaos que ambas palabras incluyen también la partícula do (camino). En el caso de los samuráis, la práctica y el entendimiento del zen les servía para mantener la calma y la paciencia en la batalla aun en situaciones extremas y no dejarse llevar por el miedo. Eso ha llegado hasta nuestros días.


El confucionismo
El confucionismo también vino de China a partir del siglo XII. Según el confucionismo, las relaciones entre los seres humanos son la base de la sociedad: debemos respetar a nuestros antepasados, a nuestros familiares y a nuestros superiores. Defendía los valores de la lealtad, la justicia y el honor. El confucionismo sigue hoy en día en la mente de los japoneses haciéndoles respetar mucho a sus superiores tanto en familia, como en las empresas.


Lealtad y honor
La lealtad es quizás uno de los valores más importantes de los samuráis. Eran totalmente leales al señor feudal, arriesgando su vida cada día. A un samurái no le importa morir siempre y cuando no se arrepienta de nada de lo que ha hecho en vida. Es decir, tienen que intentar ser siempre leales y tener la mente libre de cualquier mancha.

En el caso del honor, eran realmente estrictos: "morir antes de ser un desgraciado", esta era la filosofía. Los samuráis intentaban siempre ir en primera línea a la batalla y, si fracasaban en alguna misión, practicaban el seppuku (o hara-kiri) contándose el abdomen con la espada. Otros valores del budismo son la sinceridad, la compasión, la cortesía y la honradez.


El bushido en la actualidad
A partir de la restauración Meiji, los samuráis dejaron de existir en Japón, pero muchos de los aspectos de su forma de ver la vida siguen presentes en la sociedad. Los alumnos son leales a sus profesores, los trabajadores son leales a sus empresas trabajando muchas horas extras, y aún hoy en día hay japoneses que se suicidan para mantener su honor cuando cometen algún error muy grave e intentar salvar de esta forma la reputación de su familia o empresa.

Concluyendo, el bushido sigue muy presente en la sociedad japonesa, en la mente de los japoneses, en la familias, en las empresas y en Japón en general. Los japoneses son leales, honrados, sinceros y disciplinados en la empresa, siguen las reglas e intentan mejorar cada día al igual que los samuráis en sus tiempos. Quizás, el bushido es una de las razones que ha ayudado a levantar el país varias veces después de la destrucción de los últimos 150 años.

Comentarios