jueves, 25 de enero de 2018

Enka


Enka conforma un género de baladas populares japonesas que se podrían considerar como el máximo exponente de la música tradicional japonesa: cuando escuchemos enka nos adentramos en el corazón de Japón. En muchas ocasiones, enka se traduce como la música nacional japonesa. Surgió con la llegada de instrumentos occidentales y su uso para interpretar composiciones basadas en la escala pentatónica.

En general, la música enka es melodramática, triste, nostálgica y ayuda a recordar momentos emotivos. La temática de las letras de las baladas suele girar en torno a la soledad y añoranza que siente el o la protagonista durante estancias prolongadas alejados de sus seres queridos. Otra temática recurrente son los amores fracasados y sin esperanza. Revelan secretos de ideas tradicionales del hombre y la mujer japonesa y giran en torno al concepto de romance japonés. La música enka actual es muy parecida a la de los años cincuenta, es un género que no cambia y que sirve a los japoneses para transportarse a otras épocas a través de la música.

ESTRUCTURA DE LA MÚSICA ENKA
La música enka es muy repetitiva y se basa en patrones que se siguen usando desde hace décadas con muy pocas variaciones. Estos patrones no son otra cosa que katas, repeticiones que se usan para practicar y mejorar la habilidad con un arte. El kabuki, la ceremonia del té y el arreglo floral también usan los katas como centro de su creación. Al no cambiar, dicen que, aunque escuchen una canción actual, te ves transportado al pasado, pero al ser una canción nueva la sensación es nostálgica y a la vez reconfortante al tener la sensación de que el tiempo no pasa.

MISORA HIBARI
Misora Habari está considerada por muchos como la reina de la música enka y la artista musical japonesa más importante de todos los tiempos. Comenzó su carrera de cantante en los años cuarenta cuando tan solo tenía siete años. Además de cantante fue actriz, apareció en más de 70 películas desde 1949 hasta finales de los 80. Su doble habilidad la convirtió en la primera gran celebridad de la postguerra. Durante sus 52 años de vida lanzó más de 1000 canciones, muchas de ellas se convertirían en auténticos clásicos, como por ejemplo Kawa no nagare no yo ni, considerada por muchos la mejor canción japonesa de todos los tiempos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario