Seguridad en Japón


Japón es uno de los países avanzados con menos índice de criminalidad en el mundo. En el País del Sol Naciente se cometen 1'3 robos por cada 100000 habitantes, mientras que en los Estado Unidos se cometen 233 por cada 100000 habitantes.

Pasear por cualquier calle de Tokio, a cualquier hora, es completamente seguro. Una de las cosas que más les gusta a los extranjeros que viven allí es esa sensación de seguridad que se siente al pasear por la gran urbe. Allí puedes dejar el móvil y la cartera encima de la mesa en una cafetería mientras vas al baño porque nadie los va a tocar.

¿Por qué hay tan poca criminalidad?
Algunos de los factores de la baja criminalidad son: una estricta legislación que restringe la venta y uso de armas, con penas por cometer delitos muy elevadas, así como el poco tráfico de drogas, por lo que hay poca criminalidad derivada de este problema. Pero, en el fondo, la baja criminalidad se debe en gran medida a la forma de pensar de los japoneses.

La baja criminalidad no quita que esté todo bien vigilado y haya policía por todos lados. Lo que más llama la atención es la cantidad de pequeñas koban (casetas de policía) que se esconden en cualquier lugar del país. En cada koban hay dos o tres policías dispuestos, en caso de ser necesitados. La verdad es que no tienen mucho trabajo serio y casi siempre están ayudando a transeúntes a guiarse por la zona. Si te pierdes paseando por Osaka o Tokio, una de las formas más sencillas para retomar tu camino es acercarte a un koban para que te ayuden.

Comentarios