martes, 11 de abril de 2017

Come back home!

¡Hola observadores estelares! ¿Qué tal estáis? Yo ya he vuelto de mi viaje de los Estados Unidos. Salí de Chicago el viernes 7 de abril y llegué a Barcelona a las 10 aproximadamente del 8 de abril. Fueron muchas horas de vuelo, pero al llegar a casa me tumbé directamente a la cama, ¡24 horas despierta! Pero empecemos desde el principio.

El miércoles 29 de marzo, mis compañeros y yo nos tocó el avión directo a Nueva York desde Barcelona que salía a las 12:00 del mediodía. Yo fui en Ave hasta Barcelona y en el aeropuerto nos encontramos todos. Facturamos y entramos al avión.

Me gustó la compañía con la que íbamos, ya que lo hicieron bien. No noté cuando despegaba ni tampoco al aterrizar y lo agradecí mucho. En el avión, al ser directo y 8 horas de vuelo, las azafatas se pasaron todo el trayecto dándonos de comer. Ya creía que no saldríamos por la puerta del avión. xD

Al llegar, cogimos un transfer que ya teníamos reservado de antelación, y nos llevó directamente al hotel. Allí ya tuve que pagar 100$ por la habitación, que compartí con dos chicas y un chico. Yo era la encargada de la habitación y de las llaves, de ahí que fuera yo la que pagara semejante cantidad de dólares... Me sorprendí con la habitación. Demasiado grande para dos camas de 135m que en verdad, eran un poco más pequeñas que eso... La habitación se notaba que el hotel tenía sus años. Un armario-vestidor enorme que no usamos y un baño pequeño con bañera que ahí se notaba más el paso del tiempo, por no decir el tipo de grifería... xD Pero en general, era solo para dormir, así que estaba bien.

Ya el primer día estuvimos haciendo cola para todo. En el aeropuerto, al salir de aeropuerto, y también, cuando estábamos todos, fuimos al Empire State, que tampoco de salvaba, otra vez cola, ¡incluso para salir! El primer día fue un caos y estábamos cansadísimos como para seguir con colas.

El segundo día ya nos fuimos a dar vueltas por la zona de arriba de dónde nos encontrábamos de Nueva York. Vimos la Torre Trump, Wall Street, la Zona Cero, que es dónde estaban las Torres Gemelas, ahora dos piscinas justo dónde estaban las torres, con los nombres de los fallecidos inscritos. También vimos el museo de la caída de las torres. Muy triste... Subimos a la Torre del Milenio, que lo llaman "One World Observatory", en el mismo lugar se encuentra, y allí vimos Nueva York desde arriba. Impresionante. Aunque me mantuve lejos de las ventanas porque tengo un pánico increíble a las alturas. xD También cruzamos el puente de Brooklyn andando. Precioso. A la tarde noche, fuimos a Chinatown y allí cenamos algunos. Cenamos en un Chino-vietnamita y todo estaba delicioso.

Al día siguiente, nos llovió... Hacía mucho frío y llovía como nunca. Se me rompió el paraguas... El plan de ese día era ver más edificios, aunque con los paraguas delante... no vi mucho... Y por la tarde ir con un ferry a ver el Skyline de Manhattan y la Estatua de la Libertad. Pero como llovía, poco vimos... xD Pero ese momento de poder sentarte y estar tranquilo fue muy agradable, después de andar sin parar durante bastante.

El último día en Nueva York, algunos fueron en bicicleta por el Central Park, yo con otras dos chicas, fuimos andando allí y montamos en barca. Nos turnábamos al remar. Fue agradable sobre todo porque ese día nos salió el día soleado. Al mediodía, un puñado de los que fuimos de viaje y yo, teníamos entradas para ver a los New York Knicks vs Celtics de Boston, un partido de la NBA en el Madison Square Garden, que lo teníamos justo delante del hotel. Por la tarde cogimos un barco para ir a una pequeña isla cerca de la Estatua de la Libertad, y en esa ocasión sí pudimos verla. Al volver de la isla en barco, pudimos ver la puesta de sol, el Skyline de Manhattan, la Estatua de la Libertad... Fue un momento mágico y encantador. Precioso.

El lunes 3 de abril, cogimos el avión para ir hasta a Chicago. Allí cogimos un metro que nos llevaba directamente al centro de la ciudad, cerca del hotel. Un hotel pequeño pero acogedor, como sus habitaciones. En esta ocasión, eran literas pero muy cómodas. Yo dormí en una de las de abajo.

El primer día nos llovió, y vimos la parte de arriba de Chicago desde nos encontrábamos nosotros. El segundo fuimos a una urbanización llamada Oak Park, conocido por las casas de la pradera, muy bonitas. Entre ellas hay algunas de las primeras casas de Frank Lloyd Wright, conocido sobre todo por la casa de la Cascada. No nos llovió pero hacía frío. Allí hicimos pequeños grupos que nos turnábamos para ver la casa estudio del arquitecto. Me gustó mucho. Al igual que en Nueva York, compré algunos recuerdos, pero sobre el arquitecto y su casa estudio.

Al tercer día fuimos en un pequeño crucero por el río con un guía que explicaba los edificios más importantes de la ciudad que se veían desde allí, la historia de cada uno, quién los hizo, cómo y cuando empezó la construcción de los rascacielos... Muy chulo y me gustó mucho, aunque hizo bastante frío... El último día nos salió soleado. Fuimos en bus hasta la casa Farnsworth por Mies van der Rohe. Una casa de cristal impresionante. Me encantó. Ya me gustaba en fotos pero al verla en persona, me gustó mucho más. A la tarde, después de comer, fuimos a "Willis Tower", un edificio con un mirador y balcones totalmente de cristal donde podías ver la ciudad de Chicago. Muy chulo, lleno de gente... y yo cerquita de la puerta. No me acerqué a las ventanas ni a los balcones... El miedo me puede...

El 7 de abril, a las 16:00 salía nuestro avión, con escala en Amsterdam. El día 8 de abril llegamos a Barcelona, exhaustos... De allí cogí el Ave para ir directamente a casa, que me vinieron a recoger y en casa, me pasé durmiendo hasta el domingo. xD

Y este fue mi viaje. Es un resumen de TODO lo que hice. Fue un no parar y estuve dos días en Nueva York con dolor de rodillas... Pero gracias a que les di calor y en Chicago íbamos más tranquilos, ya no me dolieron tanto. Tuve que comprarme, al segundo día de estar en Nueva York, unas deportivas... Aunque eso no es lo único que cayó. Compré recuerdos como llaveros, postales, de ambas ciudades, y en Urban Outfiters de Chicago, una cámara Fujifilm Instax Mini 8 azul (y otra igual pero verde para mi hermana), con un carrete de color para cada una, otro blanco y negro para cada una y un álbum para guardar las fotos para cada una. Jerseis de los New York Knicks (azul) para mí y de los Chicago Bulls (rojo) para mi hermana. Compré en Urban Outfiters, también, un par de monos de verano para mí.

Y eso es todo, ¿qué os parece? ¿Os gustaría ir a alguna de las dos ciudades? En mi opinión, os recomiendo Chicago, personalmente no me gustó Nueva York, sin embargo, me enamoré de Chicago.

No hay comentarios: