Las mascarillas


Muchas gente se pregunta por qué hay tantos japoneses con mascarilla por las calles de Tokio. Uno de los usos es para evitar contagios cuando estás resfriado, pero la utilidad más importante es para evitar la alergia dal polen, por eso su uso se intensifica en primavera.

La verdad es que el ambiente puede resultar algo depresivo, ver tanta gente con máscara por la calle asusta un poco. También es bastante incómodo tener que hablar con alguien que lleva la famosa mascarilla para la alergia, pero hay que entender que es un problema muy grave.

El problema del kafunsho
La alergia al polen en japonés es conocida como kafunsho y afecta a 20 millones de japoneses. En su mayoría esta alergia se debe al polen de cedro (sugi). Resulta que después de la destrucción de Japón en la Segunda Guerra Mundial la madera era muy solicitada para la construcción y se plantaron bosques enteros con cedro japonés de rápido crecimiento para suplir esta demanda.

Los bosques plantados con cedros cubren ahora el 12% de la tierra total de Japón, más de 45000km cuadrados. Estos árboles comienzan a generar polen cuando alcanzan los 30 ó 40 años de edad, por lo que el incremento en la producción de polen coincide con el incremento del número de personas afectadas por la alergia. Además, hoy en día, es más barato importar madera del extranjero que talar cedros en Japón. Los últimos años se están superando todos los récords de producción de polen en Japón, parece ser que el calentamiento global es una de las causas que facilitan su expansión. Ante esta situación, el ministerio de salud japonés considera que el kafunsho se ha convertido en una de las mayores amenazas para la salud de los japoneses. Por supuesto, hay muchas empresas que están lucrándose creando mascarillas, medicinas, filtros de aire y otros artilugios. El caso es que otra de las opciones por la que están optando algunos japoneses es irse a vivir a Hokkaido, una zona de Japón donde la existencia de cedros es mínima y la gente no se ve tan afectada por la alergia.

Comentarios