Soto-uchi

En el pensamiento japonés hay una gran diferencia en el modo de tratar a la gente que está dentro de tu círculo interno familiar y amigos (uchi) y la forma de tratar a la gente ajena (sotos). Esta diferencia la podemos encontrar en todo el mundo ya que no tratamos igual con nuestros allegados que con otros que no conocemos tanto. Por ejemplo, ¿no habéis notado que en nuestra sociedad es difícil entrar en un grupo de amigos si llegamos los últimos? Aun así, hacemos lo posible por integrar a la gente en la cuadrilla. En Japón la cosa es aún más complicada: entrar en un grupo al que no perteneces, aunque pongas todo tu empeño, si no te aceptan es casi imposible.
 photo 87778291_29e0c02fbd2_zpsr5utqwyh.png
Antiguamente, la vida japonesa giraba en torno al sistema ie, es decir, entorno al núcleo familiar. El cabeza de familia solía ser el hombre mayor, tenía la responsabilidad de dirigir y mantener a todos los de casa en armonía. Conforme los miembros de otras familias se iban ampliando las ramas del grupo uchi familiar.

Otra consecuencia muy importante es que las opiniones individuales no tenían mucho valor: todos los miembros debían considerar la armonía familiar ante todo. Esto sigue presente hoy en día, y es una de las razones por las que las empresas japonesas se consideran como unas de las más lentas del mundo puesto que todos tienen que ponerse de acuerdo antes de hacer algo. Lo bueno de este sistema tan democrático es que, normalmente, al final las decisiones son las correctas y los trabajadores no suelen montar huelgas.


Niveles de uchi y soto
Los niveles y diferencia entre uchi y soto se pueden difuminar bastante. En el primer nivel de uchi estaría nuestro núcleo familiar, luego las familias "conectadas"; posteriormente, los amigos, seguidos de nuestra empresa y al final del todo estaría el país. De esta forma, los extranjeros allí somos lo más soto posible, por eso dicen que aunque lleves muchos años en Japón siempre te tratarán como un gaijin. Te seguirán tratando como soto simplemente porque, de manera inconsciente, piensan que eres una especie de amenaza para la armonía de su uchi, y esa es una de las razones por la que Japón es un país tan cerrado.


Integrarse en Japón
Seguramente sea el país avanzado con menos inmigración del mundo, aunque últimamente están abriendo un poco más las puertas. La minoría más grande de Japón son los coreanos, cuyos problemas para integrarse en la sociedad japones podéis ver en la película Go.

Pero, que te traten como soto no significa que te traten mal. Seguramente te atenderán mucho mejor de lo que lo hacen tus amigos occidentales, el problema es que notas como si hubiera una barrera. También se aprecia bastante en el uso del lenguaje, tanto verbal como no verbal, que es un gran indicador para ver si vas entrando en su uchi.

Aun así, dicen que conseguir amigos japoneses es difícil, pero, si consigues uno, será un gran amigo que nunca te fallará. Pensad que él/ella siempre se esforzará para que haya armonía en su uchi: los que tengan algún amigo nipón lo podrán confirmar.

Comentarios