domingo, 18 de mayo de 2014

Religiones y filosofía

La gran mayoría de los japoneses no creen en una religión concreta, sino que combinan características de varias religiones en su vida diaria sin ser conscientes en muchos casos de cuál están siguiendo. Por ejemplo, es de lo más normal bautizarse por el ritual sintoísta, casarse con una ceremonia cristiana en una iglesia, y para terminar, celebrar el funeral según la tradición budista.

Todas estas religiones se mezclan en la mente de los japoneses sin saber realmente qué rituales/normas pertenecen a unas u otras, simplemente siguen unas tradiciones, formas de actuar, de pensar, que provienen de diferentes corrientes de pensamiento y religiones antiguas.


Budismo
El budismo llegó a Japón en el siglo VI dC a través de China y Corea. Rápidamente se extendió por todo el país y se integró con el sintoísmo. El budismo busca la iluminación a través del sacrificio y el despego de los bienes materiales. Muchas de las ideas budistas se introdujeron en la religión sintoísta y en la vida diaria japonesa: por ejemplo, la gran paciencia que tienen los japoneses quizás venga del budismo. Hoy en día la mayoría de los funerales siguen el ritual budista.


Confucionismo
El confucionismo no se practica como una religión en Japón pero ha influenciado mucho en su forma de pensar. La filosofía confucionista promueve una serie de prácticas y formas de actuar en la vida diaria cuando nos relacionamos con otras personas, con la familia, la empresa o el gobierno. Hace hincapié en el respeto y la lealtad al sistema, ayudar a los demás, ayudar al sistema, para que todo fluya según lo previsto creando felicidad para los demás y para nosotros mismos. Toda esta filosofía/religión fue desarrollada por el filósofo chino Kong Fuzi (conocido en Europa como Confucio) hace más de dos milenios y ha influenciado no solo a Japón sino a todas las culturas asiáticas que existen en la actualidad.


Shinto
El sintoísmo (o shinto, en japonés) es la religión politeísta original de Japón. Su pensamiento ha ido calando en la sociedad japonesa y está dentro de la mente de los japoneses de hoy en día. La vida después de la muerte no es una preocupación, se concentra en buscar la felicidad en esta vida, no hay dogmas, no tiene ninguna forma definida de rezar, no tienen ningún líder espiritual o alguien que fundara la religión; es quizás más una filosofía o una forma de vida que una religión. El sintoísmo es una serie de métodos y rituales para hacer que las relaciones entre humanos sean mejores, la convivencia de los seres humanos y la naturaleza transcurra sin problemas, el respeto por los integrantes de la familia es también uno de los puntos clave.

Según el sintoísmo, la naturaleza es sagrada. Al contactar con ella nos acercamos a los dioses. En Japón hay muchos árboles considerados sagrados, dentro de los cuales se dice que vive un dios. Debajo de estos árboles se suelen colgar una tablillas de madera llamadas ema con deseos para que el dios los haga realidad, si el deseo se hace realidad tienes que volver y colgar otro ema para mostrar tu gratitud al dios del árbol.

Otro ejemplo curioso de la influencia del sintoísmo en la forma de ser de los japoneses es que las cosas que te pertenecen tienen una parte de tu espíritu. Cuando haces un regalo, estás dando una parte de tu espíritu a la otra persona, por eso, los regalos en Japón son muy importantes aunque sean pequeños regalos sin gran valor real. También es importante a la hora de comprar cosas de segunda mano, los japoneses son reacios a comprar cosas que han pertenecido a otros, quizás porque el espíritu del anetrior propietario sigue dentro de ellas. Una de las ventajas de todo esto, es que los robos en Japón son casi inexistentes: robar algo de otra persona sería como robarle una parte de su espíritu.

No hay comentarios: